jueves, 17 de febrero de 2011

Sensaciones.

Sensación 1:

Es de noche, acabo de llegar a un país bastante alejado de las Islas Canarias. Un aeropuerto para mi desconocido, es la primera vez que viajo "solo" a un sitio tan grande y tan alejado de mi casa. Realmente no estoy solo, me acompañan mi mejor amiga, su primo y otra amiga. Desconcertados nos dirigimos a buscar información para llegar a nuestro albergue lo más rápido posible, estamos muy cansados del largo e incomodo viaje.

Conseguimos comunicarnos con un chico que atendía en un mostrador de billetes de guaguas. Nos sentimos bien por haberle entendido a la perfección. Compramos 4 billetes hasta nuestro destinos ( bastante caros por cierto ). Llevamos el dinero muy justo para todo el tiempo que vamos a estar allí.

Es verano y pensamos disfrutar de unas vacaciones en Londres, a la aventura, sin mucho dinero y sin nada preparado, improvisamos.

Una vez en la guagua, miro por las ventanas, todo está oscuro, intento dormirme. Barb está delante, es imposible mantener ninguna conversación, los dos estamos muy cansados. Me acomodo y me dispongo a descansar un poco. No puedo dormir, aunque no lo vea, se que detrás de los cristales hay un mundo que no conozco, paisajes impresionantes, casas diferentes, gente dentro y fuera de ellas que tiene vidas, sus vidas. Nuevamente me vuelvo a dar cuenta de lo grande que es el mundo y de lo pequeños que somos cada uno solo con mirar por una ventana. Mientras en mis oidos suena esta bonita canción de Matisyahu, que me motiva más a emocionarme y separarme de algún modo de esa guagua y volar por el cielo de esta gran ciudad.

Es una sensación impresionante, me invade una mezcla de emoción, libertad y espiruto aventurero. No se lo que pasará en los 19 días restantes, pero se que va aser todo perfecto, y no lo voy a olvidar nunca.

Londres, verano 2010. Compartir es bueno

No hay comentarios:

Publicar un comentario