domingo, 20 de febrero de 2011

Improvisando.

No creo en el destino, pero si en que todo lo que pasa es por que tiene que pasar, nada está escrito, pero si la trayectoria de los acontecimientos que nos suceden adoptan una forma que nos gusta es porque nosotros lo hemos querido así. Nadie escribe la historia de nuestras vidas. En muchas ocasiones, hechos particulares nos saldrán en el camino y tendremos que evitarlos, seguir o utilizarlos en nuestro beneficio.

Esto no lo escribo porque hoy me sienta filosófico. Simplemente me he vuelto a convencer de que cuando todo se va a pique y piensas que ya nada puede ir peor, es cuando empiezas a darte cuenta de que realmente empieza lo bueno. Aprovechemos los momentos malos para hacernos mas fuertes, levantarnos de un salto y disfrutar. entonces nos daremos cuenta de que algunos baches aparecen en nuestro camino para levantarnos con mas fuerza.

Este fin de semana no ha podido ser mejor. O quizás si, pero no me importa lo que pudo ser, disfruté al máximo cada momento con la gente que quiero, aunque no siempre pueden estar todos reunidos. Supongo que es dificil hacer coincidir a todas las personas que aprecio en un mismo momento y disfrutar de todos y cada uno de ellos por igual. Aun así espero conseguirlo algún día.

Resumiendo, tres amigos y una noche de carnaval, en concreto, la primera noche de carnaval, no puede ser mejor manera de empezar estas fiestas. Simple pero perfecto. A veces las cosas simples y pequeñas son las mejores.

He dejado un poco de lado las fotos este fin de semana pero volveré el lunes. Y como me he propuesto subir en su mayoría fotos mías, hoy buscaré en mi baúl alguna que exprese todo lo que quiero decir con esta entrada.





Tres rallas en el atardecer. Compartir es bueno

No hay comentarios:

Publicar un comentario