miércoles, 1 de junio de 2011

Cosquillas



Desde que tengo uso de conciencia, he amado este pequeño gesto de las manos o uñas recorriendo mi piel/pelo. No sólo me gusta que me las hagan, yo mismo a veces cojo cualquier cosa y me paso minutos arrastrándolas por mi piel. Sobre todo me encantan esas zonas ( antebrazos, codos, pelvis..) donde al pasar ciertos objetos ( plumas, pelos, cuerdas, hojas...) se te pone la piel de gallina.


Todo el que me conoce bien lo sabe.

Si alguna vez quieres conquistarme, amansarme, hacer que me calle, dormirme, asesinarme, violarme o culaquier cosa, hazme cosquillas en la espalda, SOY TUYO.




Si me haces cosquillas en el pelo, tampoco me quejaré, o en los brazos.

Aviso, no pretendas hacerme cosquillas ( de las que joden) porque no tengo en casi ningún sitio, pero si los encuentras puedes morir.

No importa el grado de intensidad de las cosquillas, me encantan desde los arañazos hasta las simples caricias. No se porqué pero si las cosquillas se convierten en masajes ya no me gustan.

Me encanta que se queden marquitas rojas de las uñas en la piel.

También me gusta entretenerme con algo afilado ( un cristal, un lapiz, un boli sin tinta...) y pasarlo por las piernas y dejando ese surquito blanco que luego se vuelve rojo y más tarde desaparece tras un suave y agradable escozor.





Las cosquillas son, en resumen, mi punto debil, mi punto fuerte, algo que me pierde.





Largo día de actividad desmesurada que merecen reggae y a dormir.


Buenas noches!
Compartir es bueno

2 comentarios:

  1. estas cosas no deberias escribirlas, puedo amansarte con solo un gesto xD muajajaja

    ResponderEliminar
  2. jajajaja en clase de proyectos porfaaa xD

    ResponderEliminar